martes, 17 de marzo de 2009

CAPITULO 4.4: IGLESIA, PAELLA Y BAUTISMO


El Gordo me dijo separando las palabras con tragos de whisky, que se había metido en una iglesia y deliraba con ser pastor en el futuro. Trató de convencerme de que fuera a la casa de su nuevo Dios.
Hablamos casi dos horas en un pub del barrio El Carmen, que apestaba a humo de cigarrillos y porros.
Cuando solo quedaban borrachos clavados en la barra húmeda, pedí la última cerveza negra. Y antes de beberla, le pegue una trompada al Gordo. El golpe pareció no inmutarle. De bronca solté un derechazo a la nariz. La cabeza con su pelo aleonado se sacudió con violencia hacia atrás. Me pareció ver lágrimas en los ojos del Sicario, pero la luz era escaza y no podría asegurarlo.
El Sicario con un hilo de sangre sobre el labio, me grito - ¡Que haces pelotudo, estás loco!- pasándose el revés de la mano contra la bolita que tenia por nariz.
-Eso es por fugarte después de lo del chino. No me estafaste pero… - logre decir antes de tener las manos del Gordo en mi cuello.
El sicario me soltó de repente como si una misteriosa descarga eléctrica le impidiera continuar la tortura. Con los ojos brillándole como muñeco de peluche arriba de la sonrisa tonta me dijo
-No a la violencia - y a continuación me recito un salmo que hizo todo más triste, más banal, más estúpido. Mateo 13-13 o algo así, dijo apuntándome con el dedo de Dios. - Yo conozco una persona más grande que habita en mi interior, que es más fuerte que el demonio que te posee, es Dios - terminó de decir, interpretando un pésimo papel de místico.
-Por favor Gordo, la palabrería fácil déjala para tu monasterio- le dije arrepentido de golpearlo a traición.-Perdona- continúe- es que me remordía de bronca, vos te borraste del mapa, sin un mensaje, sin una llamada. Yo tuve que desaparecer, que encerrarme en una habitación hasta que pasara el revuelo del secuestro. No sabía si los policías me buscaban, si estabas preso, si me habías delatado.

-Estás perdonado, pero para el nuevo negocio tenés que bautizarte o quedas fuera- dijo el Sicario con una sonrisa que hundió en el vaso de whisky.

- No, no. Sabes que no creo en eso.- dije y ocho vasos más tarde estaba convencido.
Me bauticé en el lago de La Albufera. Abandone la iglesia luego de tres domingos consecutivos de paella.
-Yo no vengo mas, van a darse que soy un incrédulo como decís vos, que viene por la comida, a mi estas historias no me interesan- sostuve una tarde y deje al Sicario cantando entre fieles con los brazos hacia el cielo.
El Gordo acepto la deserción, de todas maneras ya tenía mi bautismo de inmersión y eso lo dejaba tranquilo.

Esa noche salimos del pub abrazados. Nos lanzamos a la calle de adoquines en busca del Opel. El Gordo tenía la nariz hinchada y la chaqueta marrón le iba pequeña, dejándole ver los puños blancos de la camisa.
Me reí a carcajadas y le dije que parecía la imitación de un payaso. El Gordo se puso a bailar imitando la caminata lunar de Michael Jackson. Mientras bailaba gritaba en la noche de un miércoles - ¡Mira que estrellas, que estrellas!
Tardamos más de media hora en encontrar el Opel. Hasta que el Sicario en un minuto de lucidez recordó donde estaba. Con el automóvil en marcha con las ventanillas bajas y el viento frio despejándonos, el Gordo grito de nuevo- ¡Mira que estrellas, que estrellas!

3 comentarios:

argentalico dijo...

Hola!
Si lo deseas puedes registrarte en el nuevo directorio:
Directorio Blogs Hispanos
Gracias y hasta pronto! ;-)

argentalico dijo...

Gracias por adherir! ;-)

♫ En El Palacio De La Risa Y El Dolor ♪ ☆ dijo...

Sí te sigo, porque yo también estoy perdida..